El pasado 11 de marzo, la Comisión de Salud Publica del Ministerio de Sanidad aprobó la inclusión de grupos de alto riesgo en la próxima actualización de la Estrategia de Vacunación de COVID-19. En estos grupos, se recoge textualmente en la nota de prensa oficial del Ministerio, “se incluirá a las personas con trasplante de progenitores hematopoyéticos, trasplante de órgano solido y lista de espera para este, personas en hemodiálisis y diálisis peritoneal, enfermedad oncohematológica, cáncer de órgano sólido en tratamiento con quimioterapia citotóxica, cáncer de pulmón en tratamiento con quimioterapia o inmunoterapia y pacientes con síndrome de Down mayores de 40 años“.

Existen distintos estudios que confirman que la enfermedad hepática crónica, independientemente de la edad y de otros factores de riesgo, se asocia a un aumento significativo de la mortalidad secundaria a la infección por SARS-Cov-2. Los registros internacionales SECURE-Liver y COVID-Hep, que incluyen pacientes españoles, demuestran que la mortalidad en pacientes con cirrosis y COVID-19 es del 38%, 5 veces superior a la población general de la misma edad, y puede llegar hasta el 70% en los pacientes mas avanzados.

Los pacientes con cáncer hepático necesitan una consideración especial, ya que la mayoría de ellos tienen una enfermad hepática avanzada, y además, sus opciones de tratamiento se pueden ver retrasadas si el paciente sufre COVID-19.

Como es habitual no existen pacientes con enfermedad hepática crónica incluidos en los ensayos de registro de las vacunas aprobadas por la EMA. Sin embargo, no existe base racional para pensar que puedan no ser eficaces y seguras en estos pacientes. Nuestros hepatólogos y nuestra sociedad esta trabajando en un registro nacional e internacional que va a recoger la eficacia y seguridad de las vacunas en nuestros pacientes.

La Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH) recomienda vacunar a todos los pacientes con enfermedad hepática, es por ello que hemos solicitado oficialmente al Ministerio de Sanidad que incluya, además de los trasplantados hepáticos, a los pacientes con enfermedad hepática avanzada y a los pacientes con cáncer hepático en la lista de los pacientes priorizados, tendiendo en cuenta la evidencia científica referida anteriormente.

 

Asociación Española para el Estudio del Hígado

Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On YoutubeVisit Us On LinkedinVisit Us On Instagram
});